7 de mayo de 2016

El mejor andador es el que no se usa

El mejor andador para bebés es el que NO usan. Y no lo digo solo yo, lo dice la Asociación Española de Pediatría, la americana, la canadiense, un montón de pediatras externos y todos los fisioterapeutas que conozco. Eso es mucha gente en contra de los andadores. ¿Sabes por qué?



No enseñan a caminar

- Si el bebé no sabe caminar es porque todavía no puede. Tiene que ir al gimnasio de bebés que es el suelo para fortalecer la musculatura necesaria para girar, reptar, gatear, sentarse, ponerse de pie y después caminar. Con el andador no aprenden las transiciones necesarias entre un movimiento y otro y sus puntos de apoyo son erróneos, por lo que cuándo empiece a caminar solo, lo hará mal. 
- Altera su esquema corporal y espacial. De bebés empezamos a desarrollar conciencia de nuestro cuerpo a través del movimiento: dónde tengo la mano, si hago esto avanzo hasta mi peluche, si me caigo me puedo levantar... Al usar el andador, se altera la imagen que el niño tiene de su cuerpo, porque restringe sus movimientos, no aprende a calcular distancias y le impide desarrollar el control postural preciso para evitar caídas, subir/bajar escaleras o para la práctica deportiva en el futuro.
- Alteración de la coordinación y el equilibrio. Un niño que usa un andador, no aprende a caerse, ni a coordinar los movimientos para levantarse, ni tampoco cómo evitar caer de la misma manera.

Alteración de la columna vertebral y los miembros inferiores

Los bebés que no saben caminar aún no tienen tono suficiente en las piernas, pelvis y tronco para hacerlo. Al ponerles en el andador les forzamos a que usen músculos distintos a los necesarios para andar. Esto puede suponer un riesgo de sufrir lesiones de cadera y/o espalda en el futuro.
En el andador los bebés de pocos meses se impulsan de puntillas y con ambos pies a la vez. Esto no es andar ni tampoco fortalece la musculatura necesaria para que lo hagan más adelante; de hecho puede provocar desequilibrios y asimetrías tanto en las piernas como en la columna vertebral.
Dejarse caer en el andador aumenta el riesgo de luxación de cadera. Cuando se cansan de estar erguidos o de moverse, los bebés se dejan caer en el andador, favoreciendo que se "salga la cadera" si es inestable.

Riesgo de accidentes

- Las caídas con el andador suelen provocar habitualmente golpes en la cabeza por caen con ella por delante.
- Al tener acceso a mayor altura también lo tienen a más objetos y por tanto, aumenta el riesgo de golpes en la cabeza con la mesa, quemaduras, cortes, etc.
- En Canadá está prohibida su venta.

Conclusión


Una cosa es estimular cada fase del desarrollo del bebé y otra es saltarse pasos que la naturaleza ha previsto necesarios para el futuro. Como diría mi madre, lo primero es antes.

Así que mi consejo es que no utilices andadores para tu bebé.

¡Feliz mayo!

Ana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...