10 de noviembre de 2014

Cómo evitar la episiotomía durante el parto

Parir sin desgarros ni episiotomía es un objetivo cada vez más importante para las mujeres embarazadas, pero aún hay quién cree que conservar el periné íntegro durante el parto es cuestión de suerte... 

Si no quieres dejar en manos de la suerte algo tan serio como evitar lesiones del suelo pélvico en el parto, tienes trabajo que hacer: 
# El parto duele, estira y quema como nunca antes has sentido, por eso para experimentar algo parecido el masaje perineal es perfecto, además de que ayuda a relajar y flexibilizar el periné. 
# Ten en cuenta que además de la episiotomía, también pueden provocar lesiones del suelo pélvico los fórceps, las espátulas, la ventosa y la maniobra de Kristeller, que son consecuencias de la llamada cascada de intervenciones; si la evitas, tu suelo pélvico estará a salvo.
Cascada de intervenciones durante el parto


Como ves en la cascada, una sola intervención, sobre todo al inicio del parto, desencadena otras para contrarrestar las complicaciones, y el resultado son lesiones de suelo pélvico, más o menos serias.

Claves para conservar tu periné íntegro durante el parto

1. Dilata en tu casa. La primera parte del parto suele ser muy lenta, sobre todo en primerizas, así que se te va a eternizar esta etapa en el hospital. En tu casa estás más cómoda, puedes darte un baño, poner tu música, bailar... 
2. Menos dolor con tu oxitocina. Porque libera endorfinas, los opiáceos naturales que amortiguan el dolor. En cambio, la oxitocina sintética inhibe las endorfinas y provoca contracciones más intensas.
3. La epidural mejor a dosis bajas. Hay un amplio abanico de alternativas para controlar el dolor durante el parto, entre los que existe la walking epidural, que permite libertad de movimientos. 
4. Muévete. Busca posiciones en las que la gravedad ayude a bajar al bebé y mueve la pelvis haciendo círculos, ¡es la clave! Esto cansa bastante, pero como has hecho ejercicio durante el embarazo, estás en forma, ¿verdad? 
5. Di no al parto boca arriba. En cualquier otra posición, las articulaciones de la pelvis están libres para que el bebé tenga más sitio para salir y además, nos ayuda la gravedad. Ponte de lado izquierdo, a cuatro patas, de rodillas, en una silla de partos o como te pida el cuerpo.
Lo más importante es que confíes en ti y en que tu cuerpo está diseñado para dar a luz, solo tienes que prestar atención a lo que sientes, dejarte llevar y no tener prisa.

Porque se puede parir sin dolor, pero no podemos parir sin trabajo.

Ana.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...